Corderos…

Walter Scott, el escritor escocés autor de Ivanhoe paseaba un día por los verdes campos de su tierra y contemplo un rebaño de corderos.

-¡Ah, que bellos animales! –dijo en plan literario- La imagen misma de la docilidad, la inocencia y la paz…

Pero, su esposa le cortó en seco:

-No digas tonterías, hombre, todo el mundo sabe que a ti los corderos sólo te gustan al horno y con salsa de menta.

Vía: La Buena Uva, de Jose H. Chela.
Anécdotas Gastronómicas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *